Home Tags Posts tagged with "tentempié"
Tag

tentempié

Cuando es época de calabaza, suelo asar una calabaza a la semana y guardarla en la nevera para utilizarla en cualquier plato a cualquier hora del día. Por esto, paso parte del otoño y del invierno reinventando la calabaza en innumerables recetas. En este caso he preparado unas galletas en las que parte de la masa es calabaza asada y, para no añadir azúcar he utilizado dátiles triturados para endulzar. Además, la receta también incluye copos de avena y almendra molida, lo que le aporta hidratos de carbono complejos y una cantidad importante de fibra y ácidos grasos saludables, lo que conseguirá que asimilemos su energía de una manera mantenida en el tiempo y así nos saciemos durante más tiempo… lo que se traduce en un snack o tentempié perfecto!

INGREDIENTES (10-12 galletas)

Ingredientes húmedos:

  • 150 gr de dátiles tiernos deshuesados (15 dátiles en rama o 6-7 dátiles medjoul)*
  • 200 gr de calabaza asada
  • 120 ml de bebida vegetal (yo he utilizado de soja, siempre sin azúcar añadida!)
  • opcional: 1 cucharada sopera de aceite de coco

Ingredientes húmedos:

  • 100 gr de copos finos de avena
  • 90 gr de almendra molida
  • 1 cucharada de postre (cp) de levadura de repostería
  • 2 cp de canela molida
  • 1/2 cp de jengibre en polvo
  • 1/4 cp de nuez moscada en polvo
  • 1 pizca de sal

*Para que los dátiles se trituren bien deben estar bastante tiernos. Si no lo están, podemos ponerlos a remojo en agua templada una hora antes y escurrir antes de utilizar.

RECETA

Para empezar precalentamos el horno a 165ºC.

En primer lugar, preparamos una pasta con los ingredientes húmedos. Para ello los trituraremos con una batidora o procesador de alimentos hasta conseguir una masa homogénea sin grumos, comprobando que no quedan trozos grandes de dátil sin triturar.

Por otra parte, mezclamos bien todos los ingredientes secos en un cuenco. Una vez tengamos la pasta de dátiles y calabaza, la añadimos al cuenco con los ingredientes secos y mezclamos con la ayuda de una pala hasta obtener una pasta homogénea que podremos amasar con las manos. Esta masa la dejaremos reposar 10 minutos en la nevera, para que los copos de avena absorban parte de la humedad de la masa y se hinchen, mejorando la consistencia.

Por último solo quedará hacer 10-12 bolitas que quepan en la palma de la mano y colocarlas en una bandeja de horno con papel vegetal, aplastándolas ligeramente para darles forma de galleta. Yo las he espolvoreado con semillas de amapola, pero podéis hacerlo con un poco de canela en polvo o con almendras o pipas de calabaza troceadas con el cuchillo. En 12-15 minutos en el horno estarán listas!

Una vez horneadas, las dejamos enfriar en una rejilla durante mínimo media hora, veréis que al principio están blanditas y conforme se enfrían van endureciéndose. ¡Ahora solo queda disfrutarlas o guardarlas en la nevera para consumir durante los 3-4 días siguientes!

0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El hummus o paté de garbanzos es una deliciosa opción para consumir una buena dosis de proteínas de origen vegetal, además de ser una buena fuente de fibra y de minerales como el hierro. Por otra parte, también cubrimos el aporte ácidos grasos de calidad con el tahini (además rico en calcio) y el aceite de oliva virgen extra, proporcionándonos un plus de energía y saciedad.

Puesto que los garbanzos son una de las legumbres más difíciles de digerir, comiéndolos de esta forma ayudamos a nuestro aparato digestivo a que pueda aprovechar todos los nutrientes presentes en ellos.

INGREDIENTES

  • 400 gr de garbanzos cocidos (reservar unos pocos para la decoración)
  • 1 cucharada sopera (CS) generosa de tahini
  • 3 CS de aceite de oliva virgen extra
  • 2 CS de comino molido
  • 1/2 cucharada de postre de pimentón dulce
  • 7-8 cucharadas soperas de agua
  • jugo de 2 limones
  • sal al gusto

Opcional:

  • Cilantro o albahaca frescos picados

RECETA

  1. Triturar todos los ingredientes tanto con una batidora de mano, como con una batidora de vaso o procesador de alimentos hasta obtener la textura deseada.
  2. Podemos rectificar la textura al gusto añadiendo más de agua, teniendo en cuenta que al conservarlo en la nevera espesará.

A mí gusta servirlo con unos pocos garbanzos enteros, espolvoreado con pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Además, el que sea fan del cilantro fresco (o albahaca), puede añadir un poco por encima picándolo previamente que desde mi punto de vista le da un toque muy especial.

Una vez preparado aguanta perfectamente hasta una semana en la nevera, pudiéndolo combinar con innumerables platos o como aperitivo con crudités de verduras o tostadas.

0 Facebook Twitter Google + Pinterest