Home Tags Posts tagged with "especias"
Tag

especias

Cuando es época de calabaza, rara vez cuando enciendo el horno no meto una a asar para utilizar a cualquier hora del día durante toda la semana: en el desayuno con una buena dosis de crema de almendra, en una crema de verduras calentita para cenar o en la comida junto con unos garbanzos especiados y un poco de verde.

Esta mañana he abierto la nevera y he visto la calabaza asada pidiendo a gritos que la utilizase, así que me he animado a utilizarla de una forma distinta…en un delicioso bizcocho de calabaza! Y como soy una loca de las especias y a la calabaza le quedan taaaaaan bien, pues allá que me he aventurado y he empezado a meclar todas las que consideraba que le podían quedar bien: canela, jengibre molido, nuez moscada, clavo en polvo… y he tenido que frenarme antes de poner toda la colección del especiero!

Para endulzar he utilizado el sirope de arce, porque he pensado que el toque que le da a caramelo podría formar una combinación rica rica, y así ha sido! Pero podéis sustituirlo sin problema por miel o panela. Mi paladar está acostumbrado a las cosas poco dulces, por lo que tiendo a poner la cantidad de endulzante justa para poder apreciar cada ingrediente del bizcocho sin que quede demasiado dulce. Además, en este caso al llevar una combinación tan potente de especias he preferido que fueran las protagonistas, pero sin problema podéis probar la masa antes de meterla en el horno y rectificar si queréis un resultado más dulce.

INGREDIENTES

Ingredientes húmedos:

  • 80 ml de sirope de arce (1/3 taza)(*opción alternativa)
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra (1/3 taza)
  • 2 huevos ecológicos (*opción alternativa)
  • 1 cucharada de postre (cp) de esencia de vainilla
  • 225 gr de calabaza asada (1 taza)
  • 60 ml de bebida de soja (o cualquier bebida vegetal/leche)(1/4 taza)

Ingredientes secos:

  • 150 gr de harina integral de espelta (1+1/3 taza)
  • 1 cucharada sopera (CS) de canela molida
  • 1 cp de jengibre molido
  • 1/2 cp de nuez moscada molida
  • 1/2 cp clavo en polvo
  • 1 cp esencia de vainilla
  • 1 cp de bicarbonato sódico
  • 1/2 cp de sal sin refinar

Para alegrar el bizcocho:

  • 50 gr de nueces

*Sustituciones:

  • 80 ml de sirope de arce=80 ml de miel= 65 gr panela+70 ml bebida vegetal o leche
  • 2 huevos= 2 CS de semillas de chía molidas+ 6 CS de agua (mezclamos previamente y dejamos reposar 5 minutos antes de añadir)

RECETA

En primer lugar, mezclamos los ingredientes húmedos con una batidora o robot de cocina, para que quede una mezcla ligera y homogénea y consigamos triturar bien la calabaza.

En un cuenco aparte, añadimos todos los ingredientes secos (la harina, las especias, el bicarbonato y la sal) y mezclamos bien. A continuación, vamos integrando con ayuda de una espátula la mezcla de ingredientes  hasta conseguir una masa homogénea y entonces, añadimos las nueces previamente troceadas con las manos y removemos un poco más.

Por último, introducimos la masa en un recipiente de horno rectangular ( 25×12 cm o similar) previamente forrado con papel vegetal y metemos en el horno precalentado a 170ºC. Horneamos el bizcocho a esta temperatura durante 50-60 minutos, hasta que introduzcamos un cuchillo o una varilla y salgan limpios. Tenéis que tener paciencia, que la masa irá subiendo muy poco a poco, pero veréis que rico y esponjoso queda al final! Una vez lo saquemos del horno, lo dejamos reposar dentro del molde durante 15 minutos y por último, lo transferimos a una rejilla para que termine de enfriarse durante mínimo 1 hora antes de comerlo.

Lo podemos conservar en la nevera durante 2-3 días y calentar un poquito en el grill de la tostadora antes de comer. Yo lo he acompañado con una mermelada cruda de frambuesas y semillas de chía que preparé el otro día y ¡no veáis qué delicia!

0 Facebook Twitter Google + Pinterest

No me cansaré de decir que me declaro fan incondicional del boniato, por eso cuando lo podemos encontrar de temporada lo cocino de todas las formas posibles y lo combino de todas las maneras que se me ocurre. Su color naranja refleja su alto contenido en vitaminas y antioxidantes y a pesar de poseer un mayor contenido de azúcar que la patata, la fibra que contiene ayuda a la liberación y absorción de los hidratos de carbono durante el proceso de digestión.

Y si ya soy adicta al boniato, combinado con garbanzos especiados (que adoro también) y un cremosísimo pesto de anacardos y albahaca… para mí ya es el summum de la felicidad concentrada en un plato!

Aunque parezca una receta larga por necesitar 1 hora para el horneado de los boniatos, realmente en sólo 15 minutos tendréis preparados el resto de componentes. ¡Así que ni los más vagos en la cocina tenéis excusa!

INGREDIENTES (para 2 personas)

  • 2 boniatos medianos con forma ovalada

Para los garbanzos:

  • 200 gr garbanzos cocidos
  • 2 puñados de col kale cortada en tiras (podéis sustituir por espinacas frescas)
  • 2 cucharadas soperas (CS) de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 1 cucharada de postre (cp) de comino molido
  • 1 cp cúrcuma en polvo
  • 1 cp pimentón dulce
  • sal/pimienta negra al gusto

Para el pesto:

  • 100 gr de anacardos crudos
  • 2 CS de levadura nutricional (podéis sutituir por 2 CS de queso en polvo)
  • 1 puñado generoso de albahaca fresca
  • 2 CS de AOVE
  • 8-10 CS agua caliente
  • 2 CS zumo de limón
  • sal/pimienta negra al gusto

RECETA

En primer lugar ponemos a remojo los anacardos crudos, durante mínimo 4 horas, para que ablanden y queden cremosos al triturarlos más tarde. Si no hemos previsto preparar la receta con antelación, podemos llenar un cazo con agua, y llevar a ebullición junto con los anacardos durante 15 minutos obteniendo un resultado similar.

Para cocinar los boniatos, deberemos  lavarlos, secarlos y realizar un corte longitudinal profundo a lo largo de los mismos (sin llegar a partirlos en dos). Habiendo precalentado  el horno previamente a 200 ºC, hornearemos durante alrededor de 1 hora, hasta que los boniatos hayan quedado totalmente blandos  al pinchar con un tenerdor.

En el momento que metemos los boniatos al horno podemos pasar a preparar el resto de ingredientes.

Para la elaboración del pesto, simplemente debemos triturar en un procesador de alimentos o picadora todos los ingredientes, hasta que quede una textura totalmente cremosa. Si vemos que no hemos conseguido la textura deseada podemos añadir un poco más de agua caliente o zumo de limón y seguir triturando.

Por otra parte, metemos en un cuenco grande los garbanzos junto con el kale y las especias, el AOVE y sal/pimienta, y removemos hasta que queden bien impregnados. A continuación, calentamos una sartén con 2 CS de AOVE y pasamos la mezcla durante alrededor de 5 minutos a fuego medio-lento (para que no exploten los garbanzos). Si queremos los garbanzos algo más tostados, podemos subir al máximo el fuego durante un minuto más.

Una vez tengamos todos los ingredientes solo queda rellenar los boniatos con los garbanzos y el kale y acompañar con una buena cantidad del delicioso pesto de anacardos. Para un toque maestro podéis añadir albahaca fresca picada por encima y echar un poco de pimienta negra y un chorrito de limón…pero eso ya al gusto del consumidor!

Si sobra pesto o si queréis preparar cantidad de sobra, podéis almacenarlo en la nevera en un bote de vidrio durante 3-4 días y combinar con tostadas, pastas, arroces… Ya veréis qué vicio!

 

0 Facebook Twitter Google + Pinterest