Home Dips y untables
Category

Dips y untables

Como todas las cremas de frutos secos, esta deliciosa crema de almendras con canela es una opción perfecta para aportarnos una buena dosis de energía y fibra, ayudando a saciarnos y proporcionándonos ácidos grasos esenciales necesarios para innumerables funciones de nuestro organismo.

Esta crema en concreto al contener almendras resulta cardiosaludable, además de aportar una buena dosis de proteína de origen vegetal y calcio. Su savor es muy suave, y el toque que le da la canela la hace realmente deliciosa. Podéis tomarla con tostadas para el desayuno, tomarla huntada en cualquier fruta o combinarla con batidos de frutas. Ya veréis, cada vez que habráis la nevera os va a llamar a gritos!

INGREDIENTES

  • 400 gr de almendras crudas con piel (o si preferís peladas)
  • 2 cucharadas de postre de canela molida
  • 1 pizca de sal rosa

RECETA

  1. Precalentamos el horno a 170-180ºC.
  2. Metemos las almendras en en el horno en una bandeja durante 15-20 minutos. Esto servirá para desactivar antinuetrientes como el ácido fítico y así aumentar el valor nutricional de la crema, a la vez que la haremos más digestiva.
  3. Cuando veamos que las almendras se han tostado, las sacamos del horno y las dejamos enfriar. Cuanto más tiempo las dejemos en el horno, el tostado le dará un matiz más intenso al sabor y su color final será más oscuro. Para comprobar el sabor durante el horneado, podemos coger una almendra y partirla, así veremos el color y la podremos probar para decidir si han quedado a nuestro gusto. ¡Tened cuidado que queman!
  4.  Una vez frías, las introducimos en un procesador de alimentos o robot de cocina y las trituramos, parando de vez en cuando para retirar con una pala la crema que se va pegando a las paredes del recipiente hasta que se forme una crema homogénea. Dependerá de la potencia del aparato, pero en alrededor 10-15 minutos tendremos la crema. Primero veremos como se forma una especie de harina con la almendra molida y a continuación, la mezcla irá espesando hasta formar la crema. Cuando ya se haya formado la crema, vale esperar unos 5 minutos más, así conseguiremos una textura más ligera.
  5.  Por último añadiremos la canela y la sal y trituraremos durante unos segundos más para que se integren en la crema.

Podemos reservar unas pocas almendras enteras, y cuando ya tengamos lista la crema, añadirlas y dar un pulso corto de trituración, para que queden trocitos de almendra en la crema…ya veréis qué vicio!

1 Facebook Twitter Google + Pinterest

Sabíais que el cacahuete no es un fruto seco sino una legumbre? Pertenece a la familia de las leguminosas, puesto que es una semilla contenida en un vaina, pero al poseer menos del 50% de agua en su composición y por su alto contenido en ácidos grasos, se le considera un fruto seco.

La crema de cacahuete en concreto es rica en proteína, por lo que es ideal como complemento cuando practiquemos deporte. La dosis que suelo tomar para un desayuno o tentempié es una cucharada sopera más o menos, y la suelo acompañar con fruta, en batidos, en tostadas…Queda tan rica con todo! Es una perdición, así cuando la utilicemos hay que guardar pronto el bote antes de que sea demasiado tarde!

INGREDIENTES

  • 400-500 gr de cacahuete crudo
  • una pizca de sal rosa

RECETA

  1. Precalentamos el horno a 180ºC.
  2. Metemos en el horno en una bandeja durante 15-20 minutos. Esto servirá para desactivar antinuetrientes como el ácido fítico y así aumentar el valor nutricional de la crema, a la vez que la haremos más digestiva.
  3. Una vez veamos que se han tostado, sacamos del horno y dejamos enfriar.
  4. Introducimos en un procesador de alimentos o robot de cocina y trituramos, parando de vez en cuando para retirar con una pala la crema que se va pegando a las paredes del recipiente hasta que se forme una crema homogénea. Dependerá de la potencia del aparato, pero en alrededor 10 minutos la tendremos.
  5. Anadiremos una pizca de sal, mucho mejor si es sal marina sin refinar o sal rosa.

A mi me gusta reservar unos pocos cacahuetes enteros, y cuando ya la tenemos lista, los añado y doy un pulso corto de trituración, para que queden trocitos de cacahuete en la crema…ya veréis qué vicio!

 

1 Facebook Twitter Google + Pinterest

El brócoli está considerado como una de las hortalizas más completas a nivel nutritivo. Es un potente antioxidante, debido principalmente a su alto contenido en beta-carotenos y Vitamina C, lo que nos protege de los radicales libres  y por tanto del envejecimiento prematuro. Por otra parte su alto contenido en Vitamina A, ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario. Además, resulta una opción ideal para saciarnos gracias a su alto contenido en fibra, a la vez que regulamos reforzamos la flora bacteriana y el tránsito intestinal.Todo ello hace que se convierta en una valiosa herramienta para la prevención de muchos tipos de cáncer.

pure-de-brocoli-y-guisantes-con-albahaca-01

Son muchos los reacios a su sabor, por lo que este puré nos permite camuflarlo adoptando la dulzura de los guisantes y el frescor de la albahaca, a la vez que nuestro cuerpo se beneficia de sus maravillosas propiedades.

pure-de-brocoli-y-guisantes-con-albahaca-02

Los guisantes aportan a la receta una buena dosis de proteína de origen vegetal, fuente ideal de este macronutriente para dietas vegetarianas. Además, son legumbres ricas en minerales como el calcio y el magnesio y se ha demostrado sus propiedades antiglucémicas, beneficiosas para el control de la diabetes.

Es una receta muy rápida, fácil y versátil, ya que la podemos utilizarla como snack, combinando con tostadas o crudités de verduras, o combinarla como guarnición de cualquier tipo de platos: pasta, arroz, quinoa, ensaladas…

Podemos reservar algunos guisantes para la presentación, y añadir aceite de oliva y pimienta negra por encima.

INGREDIENTES

  • 1 ramo de brócoli (aproximadamente 500 gr)
  • 200 gr de guisantes congelados
  • jugo de 1/2 limón
  • 1 puñado de hojas frescas de albahaca (12-15 aproximadamente)
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1/2 taza de agua
  • pimienta negra y sal al gusto

RECETA

  1. Pesamos los guisantes, lavamos con un poco de agua tibia y reservamos, para que acaben de descongelarse mientras cocinamos el brócoli.
  2. Lavamos el brócoli y lo troceamos entero, incluyendo el tallo. Basta con que separemos los minifloretes del tallo y troceemos el mismo en trozos de 2-3 cm de grosor.
  3. Llenamos de agua una olla y llevamos a ebullición. En este momento vertimos el brócoli y cocinamos durante 5 minutos manteniendo la ebullición a fuego lento.
  4. Transcurrido este tiempo pararemos la cocción con agua fría, ayudándonos con un escurridor.
  5. Por último, introduciremos todos los ingredientes en un procesador de alimentos o robot de cocina y trituraremos hasta alcanzar la textura deseada, pudiendo añadir más agua para rectificar la consistencia.

Podemos reservar algunos guisantes para la presentación, y añadir aceite de oliva y pimienta negra por encima.

 

0 Facebook Twitter Google + Pinterest

El hummus o paté de garbanzos es una deliciosa opción para consumir una buena dosis de proteínas de origen vegetal, además de ser una buena fuente de fibra y de minerales como el hierro. Por otra parte, también cubrimos el aporte ácidos grasos de calidad con el tahini (además rico en calcio) y el aceite de oliva virgen extra, proporcionándonos un plus de energía y saciedad.

Puesto que los garbanzos son una de las legumbres más difíciles de digerir, comiéndolos de esta forma ayudamos a nuestro aparato digestivo a que pueda aprovechar todos los nutrientes presentes en ellos.

INGREDIENTES

  • 400 gr de garbanzos cocidos (reservar unos pocos para la decoración)
  • 1 cucharada sopera (CS) generosa de tahini
  • 3 CS de aceite de oliva virgen extra
  • 2 CS de comino molido
  • 1/2 cucharada de postre de pimentón dulce
  • 7-8 cucharadas soperas de agua
  • jugo de 2 limones
  • sal al gusto

Opcional:

  • Cilantro o albahaca frescos picados

RECETA

  1. Triturar todos los ingredientes tanto con una batidora de mano, como con una batidora de vaso o procesador de alimentos hasta obtener la textura deseada.
  2. Podemos rectificar la textura al gusto añadiendo más de agua, teniendo en cuenta que al conservarlo en la nevera espesará.

A mí gusta servirlo con unos pocos garbanzos enteros, espolvoreado con pimentón dulce y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Además, el que sea fan del cilantro fresco (o albahaca), puede añadir un poco por encima picándolo previamente que desde mi punto de vista le da un toque muy especial.

Una vez preparado aguanta perfectamente hasta una semana en la nevera, pudiéndolo combinar con innumerables platos o como aperitivo con crudités de verduras o tostadas.

0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Nunca he sido muy aficionada a las tostadas con mermelada, y menos a las mermeladas que venden llenas de azúcares refinados, pero el otro día se me ocurrió probar a hacer una compota de frambuesas casera y la verdad que el resultado me sorprendió gratamente.

IMG_0062.JPG

Las frambuesas tienen un elevado contenido en Vitamina C, de hecho, una taza de frambuesas cubre el 88% de la cantidad diaria recomendada de esta vitamina. La vitamina C es un potente antioxidante, capaz de neutralizar radicales libres negativos para nuestra salud y así detoxificar nuestro organismo, evitando el envejecimiento prematuro de las células y el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas y cáncer (entre otras patologías).

Por otra parte, destacan por su elevado contenido en fibra, lo que ayuda a regular  tanto el tránsito intestinal como la absorción de azúcares y colesterol en el intestino.

INGREDIENTES

250 gr de frambuesas

100 ml de agua

1 cucharilla de café de stevia líquida (aprox. 2,5 ml)

1 cucharilla de café de canela

RECETA:

  1. Enjuagamos las frambuesas bien en un bol con agua, puesto que son una de las frutas que más retienen los pesticidas. Yo las dejo a remojo unos 10 minutos, con el jugo de medio limón y una cucharada sopera de bicarbonato para eliminar posibles restos de pesticidas.

IMG_0063

2. Escurrimos y enjuagamos bien las frambuesas, y mezclamos en un cazo pequeño con el resto de ingredientes.

3.Llevamos a ebullición, y luego mantenemos a fuego lento durante aproximadamente 8 minutos. Tiene que continuar hirviendo durante todo el proceso pero a la menor temperatura posible. Desde el principio nos ayudamos con una pala de madera para  ir removiendo y evitar que se pegue al fondo del cazo, a la vez que presionamos las frambuesas contra las paredes del cazo para que se vayan deshaciendo y se vaya formando la compota.

4. Dejamos enfriar y guardamos en un tarro de vidrio.

IMG_0061

Así de fácil y rápido! Podemos guardarla en la nevera hasta más de un mes conservando el sabor del primer día, pero ya veréis que no dura tanto!

Es el complemento perfecto para cualquier desayuno o merienda, pudiendola combinar con tostadas, yogurt, porridge de avena… ya veréis que delicia!

IMG_0048

0 Facebook Twitter Google + Pinterest

Definitivamente adoro el hummus! Es una receta que admite todo tipo de de ingredientes, así nunca me aburro de combinarlo en cualquier comida: durante el desayuno con tostadas, en la comida con cualquier ensalada o con bol de quinoa, o simplemente como tentempié acompañado con todo tipo de verduras crudas.IMG_0055

Al tratarse de una base de garbanzos triturados nos aporta una buena ración de proteína de origen vegetal. Además, contiene una importante cantidad de fibra ayudándonos a regular el tránsito intestinal y la absorción de azúcares y colesterol. Este en particular, al añadirle el pimiento rojo rico en Vitamina C, facilita la absorción del hierro contenido en los garbanzos, además de darle un sabor muy original. Esta vez, he sustituido el tahini por anacardos triturados y el resultado ha sido realmente delicioso.

INGREDIENTES (para un bowl mediano):

400gr de garbanzos cocidos

1 pimiento rojo grande

50ml de agua ( aproximadamente 3 cucharadas soperas (CS))

jugo de 1 limón

100 gr de anacardos crudos

3 CS de aceite de oliva virgen extra

1 CS de comino en polvo

2 CS de pimentón dulce

sal al gusto (sal rosa o sal marina siempre mejor!)

Opcional: 1 pizca de pimentón picante

RECETA:

Precalentamos el horno a 210ºC. Cortamos el pimiento en 4 tiras quitando las pepitas, y asamos en el horno durante 15-20 minutos, hasta que empiezan a ablandarse. También tenemos la opción de cocinarlo durante 5 minutos en el microondas (máxima potencia en recipiente especial para cocinar al vapor).

Mientras podemos ir preparando los anacardos. Siempre elegiremos frutos secos crudos, para que conserven todas sus propiedades y evitemos los excesos de aceite y sal que añaden durante el proceso de tostado. Pasaremos los anacardos por la sartén a fuego medio durante 2-3 minutos para dorarlos y que su sabor sea un poco más intenso. Dejaremos que se enfríen y entonces los trituraremos hasta que quede  una especie de “harina”.

Una vez tengamos todos los ingredientes, los juntamos y trituramos en un procesador de alimentos hasta que quede una pasta cremosa. Si no tenemos procesador de alimentos podemos hacerlo con una batidora de mano en un bol grande, triturando todo bien hasta que quede una crema más o menos homogénea.

hummuspimiento

A mi me encanta el toque que le da el pimiento picante, pero sin él queda igual de sabroso. Ahora podemos guardarlo en la nevera durante aproximadamente una semana, y veréis que es un aliado perfecto a todas horas del día y en todo tipo de platos.

tostada hummus aguacate

 

 

 

0 Facebook Twitter Google + Pinterest